Sesgos Cognitivos: El Efecto BandWagon o Efecto de “Arrastre”

Sesgos Cognitivos: El Efecto BandWagon o Efecto de "Arrastre" | DEXT

Sesgos Cognitivos: El Efecto BandWagon o Efecto de “Arrastre”

O la razón por la que siempre queremos subirno al “carro de los ganadores”, por qué entramos a algunas tendencias o por qué nos interesa tanto la opinión de los demás.

    Si alguna vez te has preguntado por qué razón tomamos decisiones fijándonos en mayor o menor medida en la opinión de quienes nos rodean, esto se conoce como el Efecto BandWagon o Efecto de Arrastre. Un Sesgo Cognitivo es un efecto psicológico que produce una desviación en el procesamiento mental, lo que lleva a una distorsión, juicio inexacto, interpretación irracional, que se da sobre la base de la interpretación de la información disponible, aunque los datos no sean lógicos o no estén relacionados entre sí. El Efecto BandWagon es un sesgo cognitivo que nos lleva a tomar decisiones basándonos en las opiniones o acciones de las personas que vemos cerca a nosotros. Un gran ejemplo de esto, es cuando vemos una serie porque todo el mundo está hablando de ella.   Sesgos Cognitivos: El Efecto BandWagon o Efecto de "Arrastre" | DEXT   Este sesgo cognitivo, es altamente utilizado por la Política, la Religión y la Publicidad, debido a que muchas veces preferimos, de forma inconsciente, dejarnos llevar por la opinión generalizada en lugar de analizar de forma fría y objetiva cada cuestión. Esto se debe, a que nuestro cerebro es más propenso a tomar decisiones rápidas, aunque muchas veces se sacrifique la exactitud o la efectividad. A continuación te mostramos un experimento psicológico de este sesgo cognitivo, en el que muestra cómo actuamos muchas veces gracias a la “presión social”:     De esta manera, lo que se demuestra es que este sesgo cognitivo está estrechamente relacionado con el Principio de la Persuasión denominado ACEPTACIÓN SOCIAL por Robert Cialdinni (1984), ya que los seres humanos estamos altamente influenciados por las opiniones de la gente que tenemos alrededor, por lo que tendemos a adaptar nuestra opinión a la mayoritaria, aunque muchas veces tratemos de no hacerlo para no sentirnos como “borregos” o fáciles de manipular. En conclusión, no es fácil anular el efecto de este sesgo cognitivo en nuestro pensamiento, pero sí podemos estar más atentos para usarlo (de forma responsable) en el diseño de campañas publicitarias, y para tratar de que no nos manipulen fácilmente a través del mismo. DEXT